Amanece en Timanfaya – crónica Haría Extreme

Hoy os dejamos crónica de la carrera de Haría Extreme Ultra vista con los ojos de Yolanda Fernandez, corredora de Sport HG

“Amanecía en Timanfaya…. el aire era fresco aunque no arreciaba el frío,  cuando aclaro el cielo, comenzaron a recortarse la silueta de trescientos camellos que nos escoltarían en la salida de la ultima cita de la Spain ultra cup, Haria extreme!!!

Un saxofón y una guitarra,  templaban los nervios ….

yolanda-fernandez-en-haria2-imp-imp

A mi derecha  el rubio  de rojo que va líder, a mi izquierda la mirada azul de mi equipo Sport HG me sonríe con complicidad,  apresuraban a ponerse delante los dos canarios que buscaban podium y se abrochaban nerviosas las zapatillas mis rivales, una amiga que corría en casa me deseaba suerte y cuando el aire se hacia denso, y mi corazón latía fuerte,  sonó una caracola dando la salida…..

la carrera empezó y sabia que debíamos tener cabeza, tenia bien estudiado el circuito y conocía el terreno por lo que no me dejaría llevar por el ímpetu de correr en llano a pesar de ser atleta, el terreno transcurría por una especie de lava suelta que me recordaba a correr por nieve  y que mas adelante pasaría factura agotando la musculatura .

La llanura era inmensa, el grupo se estiro y pasando los 10 primeros km en 55′ me di cuenta de que el ritmo era muy alto y decidí levantar el pie dejando ir a mis rivales, apreté mandíbula y mire al suelo , respire hondo y levante el ritmo seguir así era una locura al menos para mi.

yolanda-fernandez-en-haria4-imp-imp

Se alejaba el grupo mientras atravesaba   esas pequeñas formaciones circulares de tierra donde los lugareños siembran sus viñas , curiosisimo lugar que no dejaba de asombrarnos mientras las montañas comenzaban a verse al fondo, lo que me hizo pensar que esto seria una carrera dura para el coco mas que para las piernas.

El terreno era como correr en la Luna o Marte, no se … en todo caso algo diferente a cualquier lugar donde hubiese corrido anteriormente. Compartì kms con un chico que había hecho todas las ultras pero a partir del km 30 aproximadamente  cedió con el ritmo y comenzaría mi andadura con un valenciano con el que compartí los siguientes 40kms, la charla amena hizo llevadero el paso de los kms  en los que atravesamos playas, zonas de piedra llamada Malpais y la primera subida por el barranco, su descaro y gracia me mantuvieron en carrera pues intentó dejarme varias veces en las subidas  sin fortuna y disfrutamos de ver como íbamos cogiendo gente

yolanda-fernandez-en-haria5-imp-imp

Por el km 52, en la bajada técnica hacia la siguiente playa y mientras disfrutaba de la brisa que subía, se quedo detrás aquel chico despeinado, dejándome con mi soledad de nuevo.  Para cuando llegue a la playa dos de mis rivales ya habían abandonado, y había cogido a otra subiendo, lo que me colocaba en sexta posición.

yolanda-fernandez-en-haria8-imp-imp

Llegamos a una playa increiblemente azul como solo hay en Canarias con una espuma blanca como la nieve, que rompía a mi izquierda en el acantilado  hasta llevarme a la siguiente subida, empezaba a anochecer y cuando llegue arriba , donde la graciosa se ve en todo su esplendor la noche se había cerrado, dejando una isla con luces en medio del océano.

En el avituallamiento de la bajada de Gracioseros,  tuve la compañía de un canario que quiso retirarse allí y al que convencí para irnos juntos.

Técnica y oscura nos dejaba ver en la montaña de en frente, la subida a Guinate , en forma de serpiente de frontales de los que iban delante de nosotros, la conocía, sabia de su dureza así que le dije venga en 45 minutos estamos arriba y entre correr y escalar, mas lo segundo que lo primero, llegamos a los gritos de ánimos de los que allí arriba nos esperaban, mi Lola entre ellos, arrancando mis lagrimas, no se si de dolor de mis piernas, de cansancio acumulado, de alegría de verla o de todo junto,  ya no quedaba nada, una pequeña subida por sendero, una bajada de nuevo por lava  y estábamos en casa!!,

Foto: Yolanda Fernandez

Foto: Yolanda Fernandez

El cuerpo se vino arriba, no fue ningún gel , bálsamo que cura las heridas, fue su mirada y su sonrisa, había corrido y estaba allí esperando con el frío de un acantilado  y con la cabeza ya en meta buscando bajar de 14 horas que fue lo que marco mi Estrella.

Nos fuimos acercando a los focos de luz que salían de Haria  donde esperaban mis amigos, mi equipo Sport Hg, la chica de pelo corto que organiza esta locura con una sonrisa  y ese chico de mirada azul como el mar de aquellas playas , que cada vez que cruzo la meta de un ultra me da un abrazo y me dice enhorabuena!!!

Había llegado en 13horas 50 minutos y aquella noche prometí no volver para no  sufrir la dureza de aquella prueba, árida, verde, llana, escarpada, tan bella como dura, solo endulzada por la sonrisa de los voluntarios y el inusual paisaje de una isla con tal peculiaridad , nunca corrí en lugar de similares características, es diferente a todo lo que un corredor de ultras pueda imaginar pensando en una carrera de montaña, pero  tiene algo, no se que es, su  clima, su gente, no se…  pero esta carrera enamora, engancha y una se viene con la sensación de que se queda un trozo de tu corazón allí, mientras vuelas hacia la península …. y piensas … a esta carrera tengo que volver, gracias Haria extreme!!!!

Aquí teneis el enlace a la galería de fotos para descubrir un poquito mas esta preciosa carrera que recorre la isla

 

Un comentario sobre “Amanece en Timanfaya – crónica Haría Extreme

Deja un comentario