Sonrisas y lagrimas en la meta del TP60

Hoy lunes 7 de noviembre a las 19horas, se presenta la octava edición del Gran Trail de Peñalara, tendrá lugar en la Sede de la Federación Madrileña de Montaña y mientras esperamos a saber todas las novedades que trae esta nueva edición, os dejamos el recuerdo de como nuestra compañera Laura vivió la pasada edición corriendo el TP60.

“El pasado 25 de Junio daba comienzo a las 7:30 horas el TP60K de Peñalara.

Todo empezaba desde Miraflores, los nervios “a flor de piel”, el corazón acelerado y un estado anímico de la más grande emoción e incertidumbre que nunca había vivido jamás.

Desde una semana atrás los nervios estaban presentes y según iba llegando el momento eran más acentuados en mi persona, yo viajaba desde Ciudad Real donde tomaba el tren hacia Madrid, allí me esperaban mis “Al-liados” para la GRAN AVENTURA que nos esperaba al día siguiente, éramos, Dani, Ana, Noe, Eve, la cual por lesión no pudo acompañarnos, y yo, Lauri.

recogida-dorsal

Tras recoger el dorsal e intercambiar conversación con compañeros como  María, Rubén y Antonio, que venían desde Puertollano. Nos marchamos a casa para coger fuerzas de proteína e hidratos y a descansar hasta que sonara el despertador para darlo todo al día siguiente en la montaña.

A las 6 de la mañana nos recogía nuestro “SuperDan” en su coche y al llegar a Miraflores, todo fue tomando forma, los nervios iban calmándose y la impaciencia tomaba protagonismo, queríamos empezar cuanto antes, estábamos preparados y fuertes para el gran reto.

Miraflores, 7:30 horas, 65 kms por delante y 2.750 metros de desnivel, suena la sirena y nos ponemos en marcha, SUERTE PARA TOD@S CAMPEONES!!!

13528750_10155072393999465_2462727092261509805_n

Comenzamos subiendo a un ritmo suave guardando fuerzas desde el principio ya que la finalidad es entrar en meta con una gran sonrisa de oreja a oreja.

El equipo “AL LIO” compañeros de batalla en la montaña nos vamos dispersando unos de otros según nuestro ritmo, pero siempre pensando en cómo le irá a cada uno de ellos.

Ana, nuestra veterana y líder del equipo se nos lanza con fuerza y coraje y no la volvemos a ver hasta la meta. Campeonísima Ana!!!

Noe, Dani y Yo vamos avanzando juntos y llegamos al primer punto de control, Morcuera, donde nos espera el avituallamiento para coger fuerzas, allí están los padres de Dani ofreciendo su ayuda a los voluntarios. Gracias compañeros!!!

Continuamos con la misma ilusión que traíamos ya que nos encontramos en muy buena forma,  lanzándonos sin miedo a los 12kms de baja fácil y divertida que nos esperan. El maravilloso paisaje de la Sierra, desconocido hasta el momento para mí, hace que cada paso sea más fácil y llevadero. Al fondo empezamos a ver el pueblo de Rascafria, donde nos espera el próximo avituallamiento, con todo absolutamente todo y más para fortalecer cuerpo y mente, jamón, queso, fruta, frutos secos, isotónicos, agua, refrescos…completo 100%. También un equipo de protección civil con geles para aliviar pequeños dolores y molestias que nos van provocando los kilómetros recorridos.

equipo

Cruzamos el puente del perdón disfrutando de las vistas y con ganas de darte un baño en la piscina natural existente en Rascafria, pero, las ganas de seguir el camino hacia la meta nos lo impiden. Nos espera un largo y empinado viaje hacia el Reventón. En este tramo nos adelanta Dani que va en mejor forma que Nosotras, que avanzamos cómodamente, aquí nos encontramos con dos grupos de luchadores donde reinaba en cada uno de ellos un invidente siguiendo las instrucciones de sus compañeros sujetos a cada uno de sus extremos y en el centro de la barra direccional. Es aquí cuando entiendo el sentido de superación, el coraje y la valentía, y me digo a mi misma que lo voy a conseguir.

direccional

Al llegar al Reventón está Dani esperándonos y Noe va muy débil y agotada, pero con tantas ganas de conseguirlo, que se toma su tiempo de hidratación y alimento, quiere conseguir su reto. Ánimo Noe!!!

Casi sin parar yo continuo hacia Peñalara, quedan unos 10kms para alcanzar el punto más alto y que da nombre a tan magnifica aventura, GRAN TRAIL PEÑALARA. 

claveles-al-fondo

Sin saber lo que me esperaba antes de llegar a Peñalara me encuentro con Claveles, donde mi vértigo y respeto a las alturas me hace temblar y pensar en abandonar, la ilusión y la concentración me dicen que continúe que son solo unos metros y no pasa nada, y centro la mirada a escaso un metro de distancia para no ver más allá, paso a paso cruzo y se me saltan las lágrimas, el miedo y respeto a las alturas es incontrolable para mí.

claveles_

Por fin Peñalara coronado y casi ya finalizada la prueba que estaba superando y viviendo con tanta intensidad.          

A 20 kms de meta, y sin querer que aquello terminara, decidí soltar mis piernas hasta el puerto de los Cotos con algún que otro tropiezo por el camino, dolor de rodilla que alivié con gel antiinflamatorio al instante. Sin mucha parada y rellenando mi camelbak de agua seguí mi camino con mucha ilusión y energía, no podía parar,  quería tocar la bola del mundo con mis propias manos y así fue, lágrimas de satisfacción de reto conseguido, mucha gente pasó por mi mente en ese momento y mi cara lo decía todo, ya casi estaba hecho, casi lo había conseguido, me sangraba la nariz de la presión, algo habitual en mí, y casi sin parar, continué dejando alguna que otra gota de sangre en el suelo, ahora sí puedo demostrar con mi ADN que “La Lauri” estuvo ahí, jjjejjjejjje.

bola-del-mundo

“Hasta el infinito y más allá me dije a mi misma y me eché a correr como si no hubiera mañana”

La bajada más espectacular de mi vida, cruzándome con compañeros lesionados y ayudándoles con lo que llevaba, ánimos para mí y para ellos y los ojos seguían empañados por las lágrimas de emoción y superación que todo mi ser sentía, mi sonrisa era constante, no desapareció hasta llegar a Navacerrada, momento en el que las ansias de traspasar el arco de meta se contradijeron con una enorme tristeza al pensar que aquello era el final de tan deseada aventura que había vivido durante 11:03 horas, la Gran TP60K-PEÑALARA”.

meta

2 comentarios sobre “Sonrisas y lagrimas en la meta del TP60

Deja un comentario