Crónica Carrera de las Dehesas 19 por Ana Triviño

Hoy nuestra compi Ana nos cuenta su experiencia en la carrera de las Dehesas

El domingo 29 de Septiembre 2019, tuvo lugar 2ª Edición de la carrera por montaña LD Iniciación, organizada por el Club Tierra Trágame y la FMM en el Parque Natural de Guadarrama, con salida y llegada en la población de Cercedilla. Es la opción corta del clásico Cross de las Dehesas y ambas forman parte de la Copa de Madrid de Carreras por Montaña de la FMM.

 

La recogida de dorsales y bolsa del corredor tiene lugar en el Polideportivo Municipal, donde también se encuentra el guardarropa, aseos, duchas y demás logística. Mis compis del Club Pegaso harían la prueba larga que es todo un reto (27km / 1860D+) y estará en mi calendario en 2020 porque este año ya se habían agotado los dorsales.

Media hora después de la salida del cross largo, llegó nuestro turno (9:45h.), un comienzo rápido hacia los casi 14 km. y 760mD+,  en una mañana con buena temperatura y mucho sol.

Ascendemos siguiendo el GR hasta los Miradores.

Al llegar a la Pradera de Navalurraque encontramos el primer avituallamiento (km. 4). Generoso por cierto, tanto de bebidas como de comida y reponemos el depósito.

Proseguimos por la pista dejando a la derecha el famoso Reloj de Cela.

El siguiente control está en el Mirador de Luis Rosales y tengo que detenerme al recordar la última vez que he estado por allí, muy bien acompañada, mientras me recuperaba de una pequeña operación en el pie derecho.

 

Me tomo un tiempo para asomarme y apreciar las vistas a Peñalara, Siete Picos y la belleza que nos regala la Naturaleza. Un lugar muy especial que inspiró a los montañeros con alma de poetas, que lo llenaron de encanto y cultura. Tardo un buen rato en reaccionar y curiosamente ya no siento las mismas ganas de correr. Invadida de emociones, la mente domina mis piernas.

Desciendo junto a dos corredores a un ritmo suave, sin prisa, por un tramo más técnico.

 

Y para mi grata sorpresa, me encuentro con buenos amigos de la organización en los controles 6 y 10, que consiguen darme un buen empujón hacia la meta.

Poco a poco nos vamos metiendo en el bosque y salimos a un tramo de la emblemática Calzada Romana que nos llevará al segundo avituallamiento en el Albergue de las Dehesas (km. 8,300).

Hay bastantes voluntarios, muchos de ellos niños y jóvenes, que nos ayudan a reponer energías. Qué gran labor la de los VOLUNTARIOS!!! Nunca se les agradece lo suficiente.

Ya sólo queda una subida técnica de menos de 2 km. y un descenso rapidillo hasta el final del recorrido.

 

Destacar la buena organización, la labor de los voluntarios y la importancia de ser una de las carreras comprometidas con el Medio Ambiente, en las que se exigen unas medidas de protección medioambiental pautadas por las Administraciones, con el fin de conservar nuestros espacios naturales y que el impacto sea el mínimo posible.