Crónica del Desafio Robledillo

Hace ya una semana se celebraba en la Sierra de Madrid, el Desafio Robledillo,  con distancias de 12, 23 y 35km, a elegir. Aquí tenéis la crónica de Yolanda de su paso por la carrera.

“Terminado el veranito y después de mi última carrera en Lozoya, he vuelto a la carga. Esta vez por otra parte de la Sierra de Madrid, para mi bastante desconocida y que por supuesto me ha encantado.

ImagenInicial

Es difícil que en la mejor época del año no te maraville la montaña, el otoño es mi estación favorita.

Que haya corrido esta carrera se lo tengo que agradecer a mi gran amiga Ana Buzón y compi de entreno, pateo, risas, cañas y lo que haga falta. En este caso, la idea era que ella estuviera en la de 12 kms y yo en la de 23 kms, pero con tan “mala pata” y nunca mejor dicho, que 15 días antes se lesionó. Pero se que dentro de nada estará dando guerra por la montaña, así que AMIGA, esta crónica te la dedico 😉

11143430_626509174151405_1798219683289443464_n-300x300

El sábado por la tarde Pili y yo salimos dirección a Manjirón, a 10 minutos en coche de Robledillo, donde teníamos reservada una habitación, lo mejor de lo mejor: el sitio, los dueños, el restaurante y sobre todo, que el domingo no nos íbamos a dar el madrugón del siglo para ir a la carrera (punto importante)

Llegamos justo para la hora de la cena, y allí que nos plantamos en una mesita del restaurante de la posada, con nuestro perfil de la carrera, estudiando un poco el terreno y el desnivel, pero vamos que duró poco, porque con los nervios pre-carrera que teníamos, decidimos cambiar de tema jijijijij

Terminada la cena, “pa la cama señores”, a terminar de preparar las cosas y pensando ya más en correr que en dormir, y efectivamente, eso fue lo que pasó, no pegué ojo en toda la noche, aunque ya estoy acostumbrada, siempre me pasa lo mismo. Y siempre que suena el despertador al día siguiente, me pregunto lo mismo, que c…haces Yoly? Con lo agustito que se está en la cama, en fin …. seguro que más de uno y una ha pensado eso varias veces.

imagen1

Así que allí estábamos recién desayunaditas, como manda la tradición, dos horas antes y camino a Robledillo a recoger el dorsal. Estaba nerviosa y a la vez contenta y feliz, porque iba a ver a muchos amigos que corrían y hacía tiempo que no veía.

Llegamos a las 8:15 hrs al pueblo. Justo a la entrada habían habilitado un parking para los corredores, amplio y vigilado tanto por protección civil como por la guardia civil. En todo momento estaban pasando, así que con toda tranquilidad dejamos allí el coche (que últimamente preocupa más eso que los kms que vas a correr) y nos dirigimos a recoger el dorsal, porque teníamos hasta las 8:45 hrs, tanto los de 23 como los de 35 kms.

Nada más llegar a la plaza, empecé a ver caras conocidas de otras carreras, porque al fin y al cabo, este mundillo no es tan grande y cuando ya llevas unas cuantas en Madrid, ya te suena la cara de toda la people jejeje

imagen2

Allí estaba Juanma, Toñi, Alfredo, gente del barrio que corrían, me dio una alegría tremenda verlos, ya no sabía si saludar a la gente o ponerme en la fila a recoger el dorsal, estaba emocionada. Así que me medio escapé y recogí el dorsal, entregando los 10 eur de fianza del chip, y por supuesto mi bolsita del corredor.

imagen3

En ningún momento vi aglomeración y la entrega de dorsal fue rápida, los voluntarios como siempre dándolo todo, un OLEEEEEEEEEEEE enorme para ellos/as

Quedaba todavía una hora para meterse en faena, jijijij, así que nos quedamos en la plazita un rato, terminando de saludar a la gente, me encantó ver a Mariola, hacía mucho que no coincidíamos. Todas estas cosas, son las que te hacen olvidar un poco los nervios pre-carrera y darte fuerza y ánimos para correr, de verdad lo digo!!

Fuimos de nuevo hacia el coche a terminar de cambiarnos y recoger los bártulos para la faena jejejeje, empecé a notar de molestias en la rodilla derecha, pero tampoco quería darle mucha importancia, yo todavía no corro con bastones y es algo que este año ya quiero introducir en el entreno, porque voy haciendo distancias un pelín más largas y creo que son necesarios.

También he de decir que los nervios influyen en mis dolores musculares jajajaja, una semana antes de una carrera no se porque, pero me duelen hasta las pestañas.

Allí estábamos ya entrando en posición y esperando a las 10 para salir escopetados, no sin antes hacernos un selfie de familia trailera, levantando todos las manos y saltando como si se tratara de un concierto jajajaja!!

Tres, dos, uno y a correr, pero solo unos minutos, porque una vez que salimos del pueblo y comenzamos a subir un sendero estrechísimo de subida en dirección al Cerro Porrejón se hizo un tapón que si o si, andabas o incluso a veces te parabas. La verdad, es que se cortó un poco el rollo, porque se dio salida a casi más de 260 corredores juntando las salidas de 23 y 35, así que por ese sendero era imposible adelantar a no ser que te convirtieras en cabra montesa. En fin, casi 1 km, así, hasta que llegamos a una pista donde ahí ya le pude dar un poco a las piernas. A 3,5 kms se encontraba el primer avituallamiento de sólido y líquido, justo antes de la subida del cortafuegos, yo no paré, porque no iba ni cansada y de agua iba perfecta, así que a darlo todo en ese casi kilómetrito de subida guapa, guapa, para mi gusto, la que más me costó.

imagen9

Una vez arriba, en El Picazo, empecé a correr un porquito, tocaba una pequeña bajada que tampoco duró mucho, porque de nuevo empecé a subir, ahí ya había perdido a Pili, la tía subió como una flecha, y eso que se le dan mal la subidas, ozú que arte mi arma!!

A partir de ahí, fue un continuo sube y baja bastante corrible hasta el km 8, que empezó ya la subida “linda linda”. He de decir, que las vistas fueron lo mejor, mientras subía no me quería perder el espectáculo, recordándome a mi misma porque corro por la montaña.

Pasando por Peña del Aguila y Alto de las Rozas, llegué al segundo avituallamiento, km11, el cruce de pistas, a la izquierda se desviaban los de la carrera larga y nosotros ya bajábamos en dirección al pueblo.

Este avituallamiento era parada obligatoria, allí estaba mi gran amiga Patricia, el alma de la fiesta de los avituallamientos, jajaja, menuda crack, dio un grito y salió a darme un abrazo, maaaadre mía que subidón amiga, me río yo de las barritas y los geles, salude al gran Raúl, el reportero trialero mas dicharachero (soy fan tuya amigo) jijjiji y allí que empecé a correr, lo nunca visto, 11 kms corribles por pista forestal, jamás pensé que diría esto corriendo en montaña, acabé hasta los “torongos” de correr, ufff, el cansancio que ya llevaba de piernas, después de 800 mts positivo a cuestas a mitad de carrera, ya iba mermando. Ya veías a la gente, pararse y andar, jajaja, creo que no era la única que se nos hizo un poco bola la pista!!

imagen6

Hasta me paré para hacerme un selfie, y mandarlo por wassap a mi grupeta de entreno para informar que todo iba bien jijiji

imagen7

Y a seguir…….. Quien dijo miedo???

imagen8

De ahí directa al último avituallamiento, km 19,900, donde paré a beber un poquito de agua, algo de fruta y de ahí nos desviaron por un sendero de regreso al pueblo, por el cual habíamos subido al principio de la carrera, el famoso “Sendero Tapón”, pero esta vez para mi sola y de bajada, con unos pedrolos importantes, y si os soy sincera y con lo patosa que soy, como todo iba bien y no me había caído todavía, raro en mi, me tome la bajada con mucha tranquilidad, ahí me adelantó el primero de la carrera de 35 kms jajajaja, cuando llegaré yo a eso!!

Así que para abajo y con buena letra, cuando me quise dar cuenta estaba entrando por el pueblo, y de lejos, el Sensei Galindo, animándome cual fan mío, y justo ahí me dio el subidón, y como el anuncio de los donetes, empezaron a salir niños por todos los lados, corriendo a mi lado, y animándome jajaja, parecían mis hijos, me recordó a las entradas en meta de padres, hijos, abuelos, nietos y toda la familia detrás tuya!!! Era famosaaa?

Oleee por la gente de pueblo de Robledillo!!

Y ahí entrando en meta como una loca, haciendo el Spagat (salto de bailarina), jajajaja, esta vez lo cambié por el baile de Shakira, en fin, yo y mis locuras de entrada en meta, así soy yo!!

imagen10

Allí estaban gritando mi nombre, mis compis de entreno Jose y Toni, ellos habían corrido la de 12 kms y nos estaban esperando. Pregunté por Pili, la estaban curando, se había caído llegando ya al pueblo, pero la títi voló, y tanto, quedando en segunda posición de su categoría. Sólo puedo decir que entreno con unos compis que son todos unos CRACKS, a ver si se me va pegando algo.

Así que rápidamente fuimos a celebrar el segundo puesto de “La Pili”

imagen11

Y para terminar de hidratarnos, que mejor que una botellita de champán, unos beben agua con azúcar para las agujetas y nosotros descorchamos botellas

imagen12

Otro dorsal más a la espalda, mejor dicho, a las piernas, y a por muchos más. El recorrido espectacular, sobre todo de subida, el tiempo increíble, una gran organización por parte de Arelgo Sports  y sobre todo, terminar con buenas sensaciones y con ganas ya de la siguiente (que no me oiga el Sensei)

“A la cima no se llega superando a los demás, sino superándote a ti mismo”

Hasta la próxima!! Nos vemos por los montes”

@YolandaYsp4

4 Comments
  • Yol Inda
    Posted at 11:23h, 13 noviembre Responder

    Gente como tu, hace que yo sea grande, jijijijij!!! Siempre ahí amiga!! Felicidades por tu podium 😉

  • pili
    Posted at 19:56h, 11 noviembre Responder

    Que grande eres!!!!

  • Mariola
    Posted at 16:09h, 11 noviembre Responder

    Que bonito y detallado Yol.
    Se nota lo mucho que disfrutas en la montaña.
    Y lo mejor como siempre la compañia.
    Un relato estupendo

    • Yol Inda
      Posted at 11:23h, 13 noviembre Responder

      Gracias Mariola,
      mientras pueda y me dejen jajajaja seguiré escibiendo estas crónicas que al fin y al cabo es lo que sentimos muchas de nosotras cuando andamos, corremos por ahí arriba o simplemente disfrutamos como enanas aunque suframos un poquito jejejej.
      Un beso enorme amiga

Post A Comment