RIAÑO TRAIL RUN DA POR TERMINADA SU CUARTA EDICIÓN

Riaño Trail Run estrenó su cuarta edición el pasado viernes 11 de junio con la celebración de la primera etapa de su programa.

Cerca de 150 participantes se daban cita a primera hora de la mañana en Caín de Valdeón, en plena garganta del río Cares, un entorno inconfundible y salvaje a los pies de los Picos de Europa. Por delante un exigente recorrido de 38 kilómetros y más de 3.000 metros de desnivel positivo a completar en un máximo de diez horas.

Como parte del protocolo COVID, todos los participantes llevaron la mascarilla puesta durante los primeros compases de carrera y hasta abandonar el pueblo de Caín. Justo en ese momento comenzaba la primera gran pendiente del trazado, con 1.500 metros de ascenso por la Canal de Mesones, un camino que surca los colosos paredones calizos del paisaje leonés. Y es que, tras el cambio de formato de competición de Riaño Trail Run, esta primera etapa se presentaba como la más dura del evento.

El primer punto de avituallamiento se ubicó en el Mirador del Tombo, donde el jovencísimo Víctor del Águila llegó en cabeza de carrera tras descender por el bosque de Farfada. Ya nadie podría alcanzarle. Entre las mujeres se destacaban en las posiciones delanteras Sofía García y Silvia Trigueros, quienes corrían formando equipo mixto con Salva Olivas y Víctor Pimentel respectivamente. Para entonces el sol lucía con fuerza en un cielo totalmente despejado.

Tratando de administrar la fatiga para afrontar con garantías el resto de etapas, los corredores continuaron en dirección a Cordiñanes de Valdeón para ascender por la Vega de Llós y cimera del Frade. Los espectaculares y abruptos paisajes de los Picos de Europa se sucedían ante los ojos de los corredores mientras el desnivel del terreno seguía sin dar tregua. Y es que, si por algo se caracterizan los diferentes recorridos de Riaño Trail Run, es por las continuas y empinadas pendientes desde la salida hasta la meta. 

El municipio de Oseja de Sajambre, uno de los más afectados por la despoblación en la provincia, albergó la línea de meta de esta primera etapa. Con un tiempo de 5 horas y 15 minutos el catalán Víctor del Águila vencía con manifiesta superioridad. José Ángel Díaz llegaba en segundo lugar con un crono de 5 horas y 24 minutos mientras que Roberto Sancho lo hacía en tercera posición con 5 horas y 36 minutos.

Los andaluces José Antonio Cuevas y Ángel Merino, quinto y sexto respectivamente, conseguían la primera posición en la categoría masculina de la modalidad por equipos. Por su parte, Sofía García (primera chica en meta) y Salva Olivas ganaban en equipos mixtos, logrando cuatro minutos de ventaja sobre Silvia Trigueros y Víctor Pimentel, los favoritos sobre el papel. Todo apunta a que el duelo entre ambas parejas no se decidirá hasta la etapa final del domingo.

En categoría femenina individual Feliciana Orquiola se adjudicaba el triunfo gracias a un crono de 6 horas y 40 minutos.

El pico Espigüete, plato fuerte de la segunda etapa

El sabado a las 9:00 de la mañana de daba el pistoletazo de salida, por delante una distancia de 30 kilómetros y 2.450 metros de desnivel positivo a través de los gigantes calcáreos de la Montaña Palentina. El primer gran desafío del día llegaba con la subida al emblemático pico Espigüete, de 2.500 metros de altitud, techo del evento. Su abrupta cresta, flanqueada por afilados acantilados, y los estrechos pasos en la zona de la cumbre obligó a los participantes a extremar precauciones y a utilizar sus manos para avanzar sobre el terreno.

Tras descender por la Cascada de Mazobre y alcanzar el primer avituallamiento, el trazado les llevó hasta el pico La Rasa y otras cimas del Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre. El escarpado paisaje de cimas calizas en contraste con los bosques verdes de los valles ofrecían a los participantes un espectáculo natural que bien merecía el esfuerzo físico.

La línea de meta de esta segunda etapa se ubicó en el municipio de Boca de Huérgano. El sol lucía con fuerza cuando empezaron a llegar los primeros participantes de la modalidad 2xTrail, más frescos de piernas y sin fatiga acumulada. El ganador fue Javi Hernando, quien aventajó en 8 minutos a Julen Fernández, segundo clasificado. Entre las féminas la más rápida fue Ioana Petenchi, veterana atleta y buena conocedora del terreno por sus anteriores participaciones en Riaño.

En la modalidad 3xTrail repitieron triunfo Víctor del Águila y Feliciana Orquiola, quienes, además, forman pareja sentimental. Con la renta obtenida ante sus rivales en estas dos primeras etapas, ambos se postulan como grandes favoritos a llevarse el título final en la cuarta edición de Riaño Trail Run.

Mientras, en la modalidad por parejas José Antonio Cuevas y Ángel Merino mantenian su dominio en categoría masculina, reafirmándose como líderes en esta clasificación. Más apretada quedaba la categoría mixta tras el triunfo en  esta etapa de la pareja formada por Víctor Pimentel y Silvia Trigueros, quienes pelearán por revertir la situación ante sus máximos rivales: Sofía García y Salva Olivas.

La Montaña de Riaño decidirá a los campeones

Hoy domingo, Riaño Trail Run puso la guinda a su cuarta edición con la celebración de la etapa final de su programa. Tras los exigentes recorridos del viernes y el sábado, el trazado de hoy presentaba una menor distancia, 22 kilómetros y 1.390 metros de desnivel positivo, y un terreno de montaña más asequible para los atletas. A las 9:00 de la mañana los casi 350 corredores convocados tomaban la salida en la aldea de Salamón. Y lo hacían bajo un sol radiante que por tercer día consecutivo elevó las temperaturas hasta los 30 grados. El calor se sufrió notablemente en las horas centrales del día.

El itinerario de esta última etapa transcurre por la Montaña de Riaño y propone un vertiginoso ascenso hasta la cumbre del pico Gilbo, conocido popularmente como el “Cervino leonés” por su asombroso parecido con la mítica cumbre alpina. Sus afilados contornos  y escabrosas paredes le otorgan una belleza única, siendo a día de hoy el más fotografiado de la zona sin necesidad de ser el más alto.

A los participantes que ya corrieron el viernes y el sábado se unieron los inscritos a la modalidad 1xTrail, entre ellos dos reputados atletas de montaña como el ex campeón mundial de la especialidad, Raúl García Castán, o la malagueña Yolanda Fernández del Campo. 

En el último derroche físico del fin de semana los corredores se vaciaron por completo y pelearon hasta el final por mejorar su posición en la clasificación. Haciendo buenas las rentas obtenidas en los primeros días de competición, Víctor del Águila en categoría masculina y Feliciana Orquiola en categoría femenina se adjudicaron el triunfo final en la modalidad 3xTrail. Además, lo lograron de forma brillante imponiéndose también en esta tercera etapa y firmando así un esplendoroso ‘triplete’ de victorias.

En la categoría masculina de la modalidad por parejas los favoritos José Antonio Cuevas y Miguel Merino hicieron buenos los pronósticos y también lograron vencer desde el primer hasta el último día; mientras que la modalidad mixta, la más competida de esta edición, se resolvió por escasos segundos a favor de la pareja andaluza formada por Víctor Pimentel y Silvia Trigueros.

En la modalidad 2xTrail se impusieron Javi Hernando y Ioana Petenchi, quienes también repetían triunfo tras sus respectivas victorias en la etapa de ayer; mientras que 1xTrail cayó en manos de Álex López y María Martínez. 

A las 14:00 de la tarde se efectuó la ceremonia de entrega de premios, acto que cerró un fin de semana de deporte, convivencia y naturaleza en un entorno privilegiado como es el Parque Regional Montaña de Riaño y Mampodre, los Picos de Europa y el Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre.

Sin duda esta cuarta edición de Riaño Trail Run consolida al evento castellanoleonés como uno de los más feroces y divertidos para los deportistas de resistencia, pues al propio desafío de completar los escarpados recorridos en el tiempo reglamentario se une el ambiente de compañerismo que se vive a lo largo del fin de semana en el Riaño Camp. Toda una experiencia.

Fotografías: Organización – Diego Escobedo y  José Miguel Muñoz Egea