RUTOR, LA MOCHILA DE FERRINO PARA SALIDAS RÁPIDAS Y LIGERAS

La polivalencia es una de las grandes virtudes en el mundo de la montaña. En un contexto donde las actividades outdoor y el deporte al aire libre toman cada vez más importancia, y los practicantes de dichas actividades empiezan a disfrutar de disciplinas cada vez más variadas. Ya no hay esquiadores, escaladores o corredores: hay gente que ama el outdoor. Hoy sales a escalar una vía larga y mañana vas a esquiar, y al día siguiente, después de ir a trabajar en bici, subes un pico con raquetas; ¿Para qué quieres una mochila específica para cada actividad, si con una sola puedes cubrir todas tus necesidades?

Ferrino ha diseñado la nueva Rutor partiendo de esta misma idea: una mochila que sirva para todo. Ligera, práctica, eficaz, cómoda y absolutamente polivalente. Lo tiene todo para la práctica de cualquier tipo de deporte outdoor, ya sea en invierno o en cualquier otra época del año. Y para adaptarse a todas las necesidades, han diseñado dos versiones distintas: 25 y 30.

La Rutor 25 es la versión básica pero absoluta- mente indispensable. Cuenta con todo lo necesario para adaptarse a cualquier actividad de día, ya sea esquí de montaña, alpinismo, alpinismo clásico, escalada, raquetas o trekking invernal. Para lo que la necesites, Rutor cumple.

Gracias a su tejido de Cordura Diamond HD de polyester de alta densidad la mochila tiene una excelente ratio de peso por robustez, lo que la hace excepcionalmente ligera y resistente. La espalda blanda, acolchada y ergonómica gracias a sus con paneles termoformados, y las hombreras y cinturón con rellenos preformados y canales de ventilación, hacen que sea muy cómoda y transpirable a la vez, adaptándose perfectamente a la forma de cualquier espalda y asegurando un ajuste perfecto.

Pero lo mejor de la rutor es su eminente sistema de accesorios: con un sencillo, pero a la vez eficaz sistema de cintas y ganchos elásticos, consigue integrar un portaesquís delantero, dos portapiolets, un portacasco, un sistema de correas de compresión lateral para llevar material adicional y anillas en las hombreras para añadir bolsillos o portabotellas.

Además, cuenta con un compartimento especial en la parte inferior para guardar cuerdas o crampones, y en la parte frontal incorpora un bolsillo portapala y portasonda. Para terminar, completa su equipo con un bolsillo en el cinturón, otro en las hombreras y un silbato de emergencia en el cinturón pectoral. Y todo ello, con una magnífica y más que suficiente capacidad de 25 litros con solo 600 gramos de peso.

Pero para los que todo eso no es suficiente, la marca italiana ha diseñado también la Rutor 30, el mismo concepto de mochila, pero aún mejor. Además de reunir las mismas características de composición, sistema de sujeción y sistema de accesorios que su hermana pequeña, la versión 30 incorpora una capucha extensible (y extraíble en caso de necesidad) para aumentar la capacidad total y configurar un nuevo sistema portamaterial.

Si se quiere extraer esta parte, la versión 30 vuelve a su configuración básica, siendo – si cabe – aún más polivalente y adaptable a tus necesidades. Esta versión pesa 780 gramos con la capucha puesta, y 650 sin ella, teniendo una capacidad de hasta 30 litros. Las dos mochilas tienen un diseño estético, limpio y atractivo, y están disponibles en color amarillo o gris.

En conclusión: no elijas entre una actividad u otra. No te decantes por un tipo de material u otro. Escoge algo que te sirva para todo. ¡Escoge Rutor!