¿Sabéis esa sensación de calzaros unas zapatillas y sentir que llevan catorcemil kilómetros contigo? Esa sensación de cuando tienes una zapatilla “domada”, que no te aprieta, no te hace daño...